19 de maig, 2011

"EVALUACIÓN CONTINUA" - El Mundo - 19.05.11



Bueno, pues esto ya casi que está, ¿no? Han pasado cuatro años desde las pasadas elecciones y la campaña electoral toca a su fin. Ahora les toca a ustedes decidir quien repite y quien se va a casa. Aquí, a diferencia de lo que pasa con los estudiantes, los que repiten son los que lo han hecho bien. Porque al final, esto de las elecciones se parece mucho a un examen. Nosotros nos examinamos y ustedes nos ponen la nota.
Hace cuatro años, nos pusieron un 5'2, un aprobado muy justito. Nosotros no somos de los que vamos a tutoría a discutir la evaluación. Si ustedes creen que no merecíamos más, no lo merecíamos. Y cómo somos conscientes que como en cualquier examen no es suficiente estudiar los quince días antes y hay que trabajar día a día, este curso, estos cuatro años, nos hemos esforzado más. Queremos mejorar nuestro expediente.
Estos días repito mucho una idea que creo que es fundamental. Algunos se toman el hecho de estar en la oposición como un castigo, como una especie de condena. Y claro, se cruzan de brazos y se quedan de cara a la pared durante cuatro años, refunfuñando, y mascando improperios convencidos de que los profesores (ustedes) les tienen manía. Y como les entra el complejo de Calimero, aquel pobre pollito con casco de cascarón de huevo, se pasan cuatro años, noventa y seis meses (con sus respectivos plenos municipales) protestando porqué nadie les quiere. No aportan nada a la ciudad, ni tan sólo se esmeran en intentar defender su programa, que tenía, ciertamente, algunas buenas propuestas. Quién así actúa es la oposición inútil, es el voto inútil, porqué desaprovecha sus resultados electorales, y no pone al servicio de su electorado y de toda la ciudad la fuerza electoral con la que las urnas les premió.
Otros creemos que la oposición es una oportunidad de trabajar por la ciudad. Es, sin duda, más complicada, más lenta, posiblemente menos lucidora, pero desde la oposición se pueden hacer muchas cosas. También cuando delante hay una mayoría absoluta... pero, ay amigo, es que hay que trabajar, hay que ir a buscar consensos, hay que llamar a las puertas del equipo de gobierno, a las de los técnicos. Hay que vender tu proyecto, tu propuesta, convencer al gobierno de que lo que tu propones puede mejorar la ciudad. O, seamos modestos, puede ayudar a resolver algún pequeño aspecto de la ciudad, a mejorar la calidad de vida de nuestros conciudadanos. Y no son fáciles de convencer. De hecho, algunas veces la idea les parece tan buena que te dicen que no con la cabeza mientras toman buena nota. Y al cabo de unos meses la presentan como si fuese idea propia. No son muy generosos con la oposición la gente del PP. Pero bueno, uno se va a casa satisfecho de saber que ha sido útil para la ciudad, la recompensa ya llegará.
Y de eso se trata ahora. Hemos sido aplicados, hemos trabajado durante los cuatro años. Hemos apoyado cualquier propuesta, moción, declaración institucional, que considerásemos podía ser buena para Castellón; sin importarnos si era idea de unos u otros. Hemos estado en todos los consensos posibles, en todas las justas reivindicaciones a otras administraciones. Y hemos trabajado (a menudo muy discretamente) para construir otros consensos nuevos y establecer puentes entre la oposición responsable que creemos representar y el equipo de gobierno. Hemos conseguido bonificaciones fiscales para comerciantes y otros colectivos, que la autopista pague el IBI (más de 500.000€ que ingresa nuestro ayuntamiento), que GUMSA participe como socio de empresas constructoras en el desarrollo urbano de la ciudad. Y un largo etcétera. Hemos sido responsables votando afirmativamente al pago de facturas de proveedores, dado que las objeciones técnicas referentes a la mala gestión del equipo de gobierno, no debían impedir que nuestros proveedores cobren. Pero también hemos dicho que no. Un contundente no, a aquellas propuestas gubernamentales que pensábamos honestamente que no eran buenas para la ciudad.
El otro día, en uno de los muchos puntos de información que el BLOC ha diseminado por la ciudad esta campaña elec
toral un señor me dijo: “los que voté hace cuatro años lo han hecho mal, y la única forma de castigarles sin castigar a la ciudad es votaros a vosotros”. Me pareció de gran belleza. Y lo mejor es que podría decirlo tanto alguien que votó al PP como alguien que votó al PSOE.
Ojalá ustedes también consideren que hemos hecho un buen trabajo, que hemos sido aplicados, y que merecemos algo más que un aprobado raspado. Al fin y al cabo, la recompensa del trabajo bien hecho es la oportunidad de hacer más trabajo bien hecho.

7 comentaris:

Anònim ha dit...

No saps quanta gent m'ha dit aquests últims dies que l'opció B és cada dia més opció A
Creuem els dits...

Ànims!

Juan ha dit...

Magnífic Enric, magnífic!

maria ha dit...

El votant que vol castigar algun partit no va amb il.lusió a votar, sinó indignat. Quina llàstima. Pense que hem d'acudir a les urnes amb alegria, a celebrar la festa de la democràcia, a exercir el dret a triar a aquells homes i dones que ens van a representar en els propers quatre anys al capdavant de les institucions. El vot és senzillament depositar la confiança en un projecte i en unes persones. No hauria de ser vist, per tant, com una mena de càstig.

Nomdedéu ha dit...

Gràcies a tothom.
Maria, això que dius no només és cert, sinó que és, si em permets, bonic!
Però la realitat és més complexa. Quan un milita a un partit i deixa de voatar-lo, ho fa sovint com un correctiu per estirar-li les orelles. Un altra cosa és que hagués canviat d'opinió política. No és el cas de la persona que relate. Segueix creent que allò que "hauría de fer" el PP és el millor per la ciutat, però no el que fa. Per això li llença un advertiment. Però no vol votar en blanc o abstindre's, i considera, que nosaltres som l'única opció que pot ajudar a la ciutat.
Ara ja és feina nostra, fer que este vot "prestat" (tots ho són en realitat) siga un vot convençut d'ací a quatre anys. I aleshores, votarà amb un somriure.

Anònim ha dit...

M'he asabentat que els nostres socis d'Iniciativa, als que amb tanta generositat els hem donat tants llocs d'eixida a les llistes de les Corts, es presenten a Castelló amb llista pròpia i sota "Compromís Municipal".
Tal volta, pense que segur, els vots que puguen obtindre no aniríen a la teua candidatura, però no respondre a la generositat amb generositat és de malnascuts.
Malgrat tot, crec que ens fan un favor, ara sabrem quina és la seua implantació i l'abast de la nostra generositat. I predrem bona nota.
Endavant amb el Bloc.
C. Viadel

Nomdedéu ha dit...

Més encara, incomplint els acords, han enviat la seua publicitat electoral a Castelló i altres pobles, dins de sobres de la Coalició Compromís. L'únic dubte que tinc és si ha estat per culpable manca de vigilancia dels meus o amb la connivència dolosa dels meus. Tot plegat recorda allò de "al suelo que disparan los mios".

Anònim ha dit...

No solament a la ciutat de Castelló Iniciativa va la seua, també a Onda, Vila-real, Cabanes, Alboraia, Sueca,Tavernes, Puçol, Dénia......... la gent d'Iniciativa sempre fent amics. Embolica que fa fort !!!!.